Obra de teatro para dos mujeres y un hombre parte 2

La lámpara de José Ruíz Mercado.

La primera parte esta aquí

Obra de teatro para dos mujeres y un hombre parte 1

Obra de teatro para dos mujeres y un hombre parte 2



DOLORES: un carro europeo. Pequeño, pero cómodo. Incluso saca a pasear al perro en él. Igual al anuncio de la televisión. Yo quisiera una así.
MARIO: en unos meses, quizá...
DOLORES: si tuviera uno igual...
MARIO: bueno, pero, ¿de qué color es?
DOLORES: rojo. Si tuviera uno igual, ya no tendría necesidad de subirme a esos incómodos transportes llenos de mal olor, apreturas y malas caras. Tanto tiempo con ganas de uno. Iría al mercado sin necesidad de cargar con las bolsas. Llevaría a los niños a muchas partes. No que así. Ellos necesitan salir. Y cuando mi madre viniera a visitarnos, la llevaría a muchas partes. Ella viene a descansar. No a continuar con las labores domésticas. Ella no tiene por qué esperar a que quiera  su amado yerno sacarla a pasear. Porque ella sí te quiere. 
MARIO: en unos meses más tendremos disponible algo de dinero. Entonces ya podremos pensar en ello.
DOLORES: un carro para pasear a mis hijo, a mi mamá. No me gusta esperar el camión. Es muy pesado.
MARIO: en unos meses más tendrás tu carro, Lola.
DOLORES: Mi amor, ¿te traigo una silla?
MARIO: gracias, así estoy bien.
DOLORES: pero no me siento a gusto. Yo aquí, cómoda y tú parado. 
MARIO: No te preocupes
DOLORES: eso lo dices para hacerme sentir mal.
MARIO: yo por ella. Mejor aun. Me siento aquí. A un lado tuyo. 
DOLORES. ¿en el piso?
MARIO: aquí, junto a la tersura de tus piernas.
DOLORES: ¿te burlas de mis várices?
MARIO: ¿a cualquier arroyo le llamas río?
DOLORES ¡voy por la silla (enojada se levanta. entra a uno de los cuartos, timbran, Mario se levanta. Al abrir la puerta de la calle entra una luz fuerte, aire. Un viento ensordecedor. Cae un rayo cerca. Mario cierra la puerta. Dolores regresa asustada) ¿Donde vas?
MARIO: tocaron la puerta.
DOLORES: yo no escuché el timbre.
MARIO: Pero timbraron.
DOLORES: solo escuché un rayo. Cayó cerca y ese viento.
MARIO: solo timbraron, pero no había nadie afuera.
DOLORES: solo fue el rayo, el aire. Como si alguien se hubiera enojado al no encontrar lo buscado.
MARIO: el timbre unicamente.
DOLORES: el rayo, el aire. Tengo miedo, Mario.
MaARIO: algún bromista tocó el timbre.
DOLORES: las otras luces ¿por qué no funcionan las otras luces de la sala?
MARIO: hubo un corto
SDOLORES: ¿y no puedes arreglarlo?
MARIO: mañana reviso la instalación
DOLORES. ¿por qué sí tenemos luz en los demás cuartos?
 MARIO: un falso contacto. Por la mañana, al salir, me enteré del problema. No pude arreglarlo de inmediato. Se me hacía tarde. 
DOLORES¿y los niños?
MARIO: jugando
DOLORES. en la mañana
MARIO: dormían
DOLORES: ¿y si esto se hubiera incendiado?
MARIO: pero no fue así
DOLORES: si les hubiera sucedido algo.
MARIO: Vamos, no ha pasado
DOLORES: voy por la silla.
MARIO: de acuerdo. Los cigarros se consumieron solos
DOLORES: aquí está. ¿No te vas a sentar?
MAIRO: SÍ
DOLORES: ¿entonces?
MARIO: Ah, Lola.
DOLORES: No me abraces y siéntate. 
MARIO: ¿escuchaste?
DOLORES: sí
MARIO: deja ir (la luz, el aire) ¡qué extraño! ¿ves? nadie.
DOLORES: ¡cierra la puerta que siento frió.
MARIO: así se siente el fin de quincena. 
CDOLORES: ¡cierra esa puerta!
MARIO: posiblemente llueva
DOLORES: tengo frío.
MARIO: de seguro va a llover
DOLORES: ciérrala.

la tercera parte está en este enlace

Si este texto te gustó puedes hacer tres cosas:
1.- Comparte en tus redes sociales
2.- Deja tus comentarios
3.- Deja tu correo para que recibas las nuevas obras publicadas.

Entradas populares