Guión de teatro para mujeres

Parte 10 de la obra de teatro ENTRE MUJERES

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5 
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9







Elena: ¡cállate no queremos escucharte!
Hortencia: ¿las escandalizo? ahora resulta que son unas mojigatas.
Elena: no. Nos desagrada y punto.
Hortencia: pues me van a oir, mis amigas íntimas, las panteras inseparables. Camas contiguas, pupitres contiguos, la campana de la escuela llama al rosario, una vela y aquella casita del jardín.
Amelia: ¿cuál casita tú?
Hortencia: había herramientas y un camastro amplio, amplio.
Carlota: te llevo a tu casa.
Hortencia: ¡No me toques! yo amaba la escuela y la disciplina. Quería se médico, investigar.
Carlota: no estás en condiciones de seguir hablando.
Hortencia: en vez de eso, en vez de eso me tienen con un hijo medio cretino que se idiotiza con los anuncios de televisión y una hija roquera que en cualquier momento me llega embarazada y con un marido que hace 18 años perdió el zapatito y todavía lo está buscando.
Luisa: ¡qué terquedad de hombre!
Hortencia: 18 años acostándome con él y como si nada, sin ni siquiera enterarse que...
Amelia: ya déjalo así manita no lo quemes.
Hortencia: me expulsaron del colegio, dos días antes de los exámenes finales: fuera, de patitas a la calle. Cuando entré al despacho de la madre superiora mi diario íntimo estaba ahí, abierto sobre la mesa. ¿Con quién se está viendo a escondidas señorita? ¿quién de sus condiscípulas es Safo? es una vergüenza que tenemos que expulsar de este colegio. Yo aguanté el interrogatorio, no traicioné a Safo. Lo negué todo: Safo no existía, era mi imaginación, fantasías de adolescentes.
Carlota: ¿no era cierto?
Hortencia: no
Carlota: ¿acaso te veías con alguien en la casita?
Hortencia: no, con nadie.
Carlota: pues fuiste muy estúpida, inventar una cosa así y escribirla en un diario.
Hortencia: sí fui estúpida, pero quiero saber quién fue la hija de puta que robó mi diario para entregarlo a la madre superiora
Amelia: ¿alguien hizo eso?
Hortencia: sí y me marcó, me convirtió en una repugnante esposa que no siente nada.
Elena: ¿y por qué tuvo que ser una de nosotras?
Hortencia: ¿y quién más si no? una de mis mejores amigas. Supliqué a la madre superiora, ante los profesores, todos habían leído mi diario. Me miraban como apestada: "déjenme presentar el examen final, faltan sólo dos días, he estudiado mucho". Pero los que hablan en nombre de la moral son insensibles.
Amelia: ¿se dan cuenta? se tira el anzuelo y no se sabe lo que va a salir.
Carlota: eso pertenece al pasado no tiene ninguna importancia.
Hortencia: ¿Y tú qué sabes? ¡déjame! (sale por la terraza)
Luisa: Los placeres de la añoranza. ¿Alguien quiere más champagne?
Amelia: fuiste demasiado optimista, no hemos hablado ni media hora y ya todo voló por los aires.
Luisa: pero esto no ha hecho más que empezar, ¿verdad Elena?
Elena: probablemente, pero no creo que halla víctimas.
Amelia: muchachas, contesténme algo para que me quede tranquila, ¿existió o no Safo?
Luisa: claro que existió, Hortencia se encontraba con Safo en la casita y esta noche Safo está aqui. Y la soplona también, una de nosotras fue con el chisme a la madre superiora.
Amelia: ¿pero por qué una de nosotras? éramos cincuenta en la clase, bien pudo haber sido cualquiera.
Luisa: fue una de nosotras y yo opino que Safo, quien quiera que sea, debería tener el valor de ir a la terraza, consolar a Hortencia y demostrar que es un hombrecito de buen corazón.
Carlota: ¿crees que me importa?  ¡Ay, Luisa! tú nunca entenderás la diferencia entre la delicadeza de un sentimiento y el regateo de una compra-venta entre mercaderes.
(Carlota va con Hortencia)
Amelia: ¡Híjole! yo desde un principio sospeché que era ella. No, la verdad, de Carlota jamás lo hubiera sospechado.
Elena: yo había oído lo de Carlota por Hortencia y me dejó helada.
Amelia: ¡ay Dios mío! ¿qué hemos hecho con nuestras vidas?
Luisa: lo normal.
Amelia: ¿qué?
Luisa: una mierda.
(Entran Hortencia y Carlota)
Carlota: México se ve precioso desde tu terraza, pero parece que va a llover.
Amelia: al carajo con la lluvia porque la que se a largar soy yo.
Elena: To te vas a largar porque todavía queda algo muy importante por resolver.
Luisa: por ejemplo quién de nosotras robó el diario de Hortencia.
Hortencia: no. Les advertí que el champagne me cae muy mal.
Elena: el diario de Hortencia es pasado, hay una razón presente mucho más importante, por lo menos para mí.
Carlota: vaya, por fin vamos a conocer el verdadero motivo para estar aquí.
Elena: sí, si lo vas a conocer; amigas, compañeras de clase y escuela, resulta que una de ustedes, sin mala intención por supuesto, se está acostando con mi marido desde hace más de un año y es lo suficientemente serio como para que Daniel me haya pedido el divorcio.
Amelia: así que tú también. Esto ya es una epidemia como el cólera.
Luisa: soplonas, adúlteras, lesbianas, putas, aquí hay de todo.
Carlota: Elena ¿y sospechas de alguna en particular?
Elena: ahora de ti no, tu coartada es casi perfecta.
Carlota: no te fíes de las apariencias cariño.
Elena: si no me fío de nada corazón.
Amelia: ¡qué barbaridad! otra vez juntas. Pero qué gusto da sentirse entre amigas ¿verdad?

                                 TELON FIN DE ACTO I

Continua aquí

Si este texto te gustó puedes hacer tres cosas:
1.- Comparte en tus redes sociales
2.- Deja tus comentarios
3.- Deja tu correo para que recibas las nuevas obras publicadas.

Entradas populares