Obra de teatro corta para dos hombres

Si necesitas una obra de teatro corta para dos hombres esta puede ser una opción: Última llamada de Ilya Cazés.

Obra de teatro corta para dos hombres

La acción transcurre en un escenario vacío, así que no requieres escenografía, el vestuario tampoco representa un problema. La historia trata de un actor que está a punto de dar una obra de teatro, pero, por un incidente, la compañía no llega a la función así que él y el tramoyista tienen que hacer frente a la situación porque "la función debe continuar". 

A continuación te dejo el comienzo de la historia, si te gusta puedes registrarte en la página Dramaturgia Mexicana para poder descargarla y leerla completa, son 29 páginas de texto. 


Obra de teatro corta para dos hombres

Última llamada
Pervertimiento metateatral
Ilya Cazés
PERSONAJES
HECTOR; actor viciado.
JAIME; tramoyista.
VOZ DEL DIRECTOR.
NOTA: Los textos entrecomillados corresponden a los parlamentos y didascalias que
los personajes leen en las hojas que van recibiendo.
Escenario vacío y obscuro. Las llamadas se darán con timbrazos de teléfono. A
lo largo de las llamadas, vemos a Jaime entrar y salir del escenario, conectando e
instalando un micrófono en proscenio, probándolo, etc. En la tercera llamada, entra
Héctor a escena. Se ilumina el escenario con luz de trabajo.
HECTOR: (Al público.) Muy buenas noches, señoras y señores. A nombre de la
compañía teatral de la que formo parte, quiero agradecer su asistencia esta noche, así
como su paciencia. (Pausa.) Ha pasado ya la hora en que estaba programada esta
función, y no he recibido instrucciones del director. Es decir, como podrán ver ustedes,
ni siquiera ha llegado la escenografía; mucho menos el resto de la compañía. Así es esto
de las giras… Uno nunca sabe. Yo llegué antes porque quedé de alcanzar aquí a mis
compañeros para la representación de hoy. Tuve que cumplir con otros compromisos…
Un encuentro entre gente de teatro, ya saben… Por cierto, estuvo muy interesante.
Estuvimos por allí ayer y anteayer, y fue realmente una experiencia muy grata…
(Pausa.) De manera que llegué aquí y me topé con que era el único. Hablé con una de
las secretarias de la administradora de este teatro, que me sugirió que esperáramos
porque ya estaba hecha la propaganda, los programas de mano, todo eso… Más tarde
llegó Jaime, nuestro tramoyista, el que clava la escenografía, pone las luces, checa que
todo esté en su lugar, en fin, todas esas cosas. Me comentó que se había adelantado a
esperar la escenografía, pero que lleva todo el día esperando aquí, y nada… (Pausa.) La
obra que les íbamos a presentar, “Papacito, pásame la sal de uvas”, es una comedia muy
divertida, apta para toda la familia, tiene mensaje y… Bueno (desplazándose por el
escenario.) la escenografía es muy espectacular, muy bonita. Aquí se supone que va una
sala, se supone que todo sucede en una sala… Aquí atrás, va un ventanal, con sus
2
cortinas. A un lado, la cantina, llena de botellas. Aquí, hay un retrato del dueño de la
casa… Muy grande… El retrato. De este lado, está una puerta, por la que entro yo, y…
Bueno, yo hago del galán… Se supone que yo ando pretendiendo a la hija de los señores
que viven en la casa, pero resulta que cuando aparece la mamá nos reconocemos porque
yo tuve un romance con ella, sí, con la mamá, un romance en Acapulco cuando éramos
más jóvenes, y ahí empieza todo el relajo, ya se imaginarán… Cuando yo veo el retrato,
el del señor, descubro que es el tipo con el que está saliendo mi mamá, y… Bueno, una
de enredos que… (Risa forzada. Pausa.) Ehhh… Nuestra compañía se distingue,
modestia aparte, por su profesionalismo. Tenemos muchas consignas: actuar aunque
solo haya una persona en el público, empezar siempre puntuales, el show debe
continuar, ustedes saben… Por eso, Jaime y yo pensamos que no había que suspender
hasta el último momento, pero lamentablemente…
Suena el teléfono de la oficina del teatro, fuera del escenario. Se escucha una
voz en el aparato.
VOZ: Está usted llamando al Teatro (aquí el nombre del teatro en que realmente se lleva
a cabo la función.). Por ahora no podemos atender su llamado; sin desea enviar un fax,
puede hacerlo en este momento. Si prefiere dejar un mensaje, espere a que suene la
señal; muchas gracias.
Suena una señal: timbre agudo y breve.
VOZ DEL DIRECTOR: ¿Jaime? ¿Héctor? ¿Andan por ahí? No suspendan. Por ningún
motivo suspendan la función. Estamos atorados a unos cincuenta kilómetros, se… Se
descompuso el camión. Bueno, más bien chocamos con la camioneta en que iba la
escenografía, y… O sea, la cosa es que estamos atorados, no sé si me explico. Okéi, lo
importante, es que aquí está Diego, este… Háblenle un poco al público de Diego, ¿no?
Bueno, se le ocurrió una idea sensacional: les va a escribir una obra en este momento, y
se las vamos mandando por fax, en lo que llegamos. ¿Cómo ves? ¿Héctor?
Conociéndote como te conozco, yo creo que sí sale, mano. ¡Ah!, y dile de pasada a
Jaime que te eche una mano, ¿no? Sí, ya sé que Jaime no es actor, pero estoy seguro que
con tu experiencia le puedes sacar algo bueno. El caso es que el público no se fastidie,
no sé si me explico. Okéi, les llamo al rato, no me fallen, ah, y pónganse buzos para
cuando llegue el fax, Hector. Este… No sé si se les ofrezca algo más, este…
La llamada se interrumpe, y se escucha el tono ocupado. Jaime se asoma.
JAIME: ¡Pa su madre!, ¿oíste?
HECTOR: Todos oímos, jaimito, to-dos.
JAIME: ¿Y ora, qué?
HECTOR: Pues ya oíste, ¿no?
JAIME: Oye, oye, espérate… ¿qué?… ¿vas a actuar?
HECTOR: Vamos.
JAIME: ¿A dónde, güey?… ¡Nooo!, ni madres, yo no…



La obra de teatro corta para dos hombres completa y las especificaciones de los derechos de autor las encuentras en Dramaturgia Mexicana

¿Te sirvió la información? comparte esta entrada a través de tu red social favorita y deja tus comentarios.

Entradas populares