Pastorela empresarial

Pastorela empresarial

PASTORELA
(autor Tania Ruiz)


(que entre el diablo con la canción de diablo con vestido azul de fondo y puede comenzar bailando muy gay, después se da cuenta de que lo están viendo y se transforma en alguien muy serio, según él)







DIABLO: ¡No se burle de mi baile
o lo va a lamentar!
En este día especial
su trabajo vengo a evaluar
me mandan los dueños del changarro
para valorar si son necesarios
y si no, les damos cuello
y a todos despediremos.


Pero no se asusten compañeros
yo también vengo de abajo
no los haré pasar un mal rato
simplemente quiero saber
¿que tan competentes son
en el trabajo de hoy?


A ver usted compañero
¿cuál es su puesto y como está su desempeño?


No me diga... pues dicen las malas lenguas
que usted no trabaja muy bien

¿Y dondé están los de contabilidad?
Corren rumores de que a todos los van a sacar
por andar de honrados pagando impuestos de más


¿Y usted, qué tan buena es en su trabajo? (a alguien del público y reacciona ante los comentarios, se pueden seguir haciendo preguntas relacionadas con la empresa, con la producción o la seguridad, pero esto tendrá que ser de acuerdo a las características especiales de cada lugar.)
A ver, me parece que usted no cumple con las normas de seguridad
y que me dice usted? Sí no te hagas, tú, el que está tratando de pasar desapercibido... ¡los caché! Todos aquí son culpables


Y si no quieren quedar despedidos
ahora mismo tendrán que cumplir un castigo


¿qué los pondré a hacer?
¡ah ya sé!
¡todos a bailar para que de ustedes me pueda burlar!


¿Así que usted ya se enojó?

Jajajajajaja lo mejor de mi trabajo
es su gran facilidad
solo tengo que hablar un poco
y todos se enojan y se ponen como locos
¿en esta empresa no hay
cursos de inteligencia emocional?

Misión cumplida para el día de hoy
solo me resta, descansar de tanta acción.

Se pone a jugar con su celular, se oye un sonido de whatsapp


DIABLO: ¡Que no pienso ver mensajes!
Dejen ya de molestar
mientras tenga este puntaje
no les voy a contestar.

Sigue jugando, suena el celular


DIABLO: ¡ay caramba, cuanta lata!
(contestando) ¿quién diablos osa llamar?
Por tu culpa ya no pude, este nivel acabar.
Más vale que sea urgente o me las vas a pagar.


VOZ EN OFF: Desgraciado perezoso,
así te quería agarrar!
Jugando al candy crush,
cobrando sin trabajar.
En cuanto venza el contrato
te corro sin pestañear


Diablo: No por favor jefecito
no me corra, por piedad,
ya casi cumplo seis meses
y mi sueldo va a aumentar
además ya hice el trabajo
que me encargó para hoy
solo descanso un rato...


Voz en off: ¡Piedad!
Esa palabra me enferma
tanto como la navidad.


Diablo: que por cierto, ya se acerca
¿ya vio los adornos que hay?



Voz on off: ¡claro que los vi! Zopenco
por eso debes actuar.
E impedir esos festejos
y la peregrinación anual
de los mejores empleados
que al niño van a adorar.


Diablo: Pero esa no es mi chamba
sólo soy un aprendiz
me contrato de becario ¿recuerda?
Por eso soy infeliz,
porque el sueldo no me alcanza
para mis gastos cubrir.


Voz en off: ¡Insolente, desagradecido!
Deberías estar feliz
de tener trabajo digno
y poder sobrevivir

Diablo: ¡Pero debería ser rico!
por eso elegí este bando
pa´ vivir como político
solo robando y chin... (si se puede que diga chingando, si no que se tape la boca)


Voz en off: Evita el peregrinaje
y te contrato de planta

Diablo: ¿con todas las prestaciones?


Voz en off: Con seguro y vaciones.
Pero desde ahora te advierto
que el trabajo es complicado
Te enfrentas a los mejores
son expertos en su campo
reciben capacitaciones
son honestos, dedicados,
saben trabajar en equipos
y siempre están motivados.


Diablo: como se ve que no tienen
el jefe que yo me cargo.


Voz en off ¿qué dijiste, desgraciado?


Diablo: que con gusto hago el trabajo

Voz en off pues ponte ya en camino,
y prepara tus maldades
comunicate conmigo
cuando todo esté concluido.


Diablo: ¿me va a dar viaticos?

Voz en off Te pago lo que gastes
pide factura de todo

Diablo ¿a poco usted paga impuestos?


Voz en off: ¡claro que no! Me los condona el gobierno




Diablo: pues a ponerse en camino,
pero antes de trabajar, tomo un poquito de ron
para entrar en calorcito y agarrar el vacilón.
¡ajúa! Esto es vida.
Y ahora a preparar
los polvitos infalibles
que me ayudan a esparcir
los pecados más temibles:
ira, lujuria y pereza
son suficientes para acabar
con esas trabajadoras
que tienen vida ejemplar.


Mientras el diablo va saliendo se oye la voz bajita del diablo mayoR: ¡cómo diantres se cuelga este aparatejo! ¡eso me pasa por andar comprando los cacharros de última tecnología! ¡ey, tú! ¿cómo apago esta fregadera! El diablo no se da cuenta de nada



Escena dos: están las tres trabajadoras, muy concentradas en su labor.




Templanza: ¡vamos muy bien equipo! Este es un trabajo bien hecho, en unas horas terminaremos y podremos partir sin ningún contratiempo.


Eficacia: muy bien compañeras, voy a ver la producción, para revisar que todo fluya a la perfección.


Orden: y yo voy a preparar todo para nuestro viaje. ¡qué emoción! Ya quiero que comience la peregrinación.


Templanza: qué geniales son! Trabajar con ustedes es motivo de celebración.


Eficacia: nos inspiras con tu ejemplo y tu gran dedicación.


Orden: y tú no te quedas atrás, siempre eres muy eficaz.


Eficaz: gracias, pero a ti no hay quien te gane en orden y perfección.


Templanza: sigamos con los elogios durante el viaje ¡ya quiero que comience el peregrinaje!


Orden: tienes razón, ya me voy


(salen eficacia y orden, entra el diablo con disfraz)


Diablo: buenas noches compañera, ¿tan tarde y todavía aquí?


Templanza. Por supuesto, el horario no es problema para mi. Me gusta mi trabajo, motivar a mis compañeros, lograr buenos resultados y ventas al por mayor, por eso mi departamento siempre es el mejor.


Diablo: ¡Ahora me doy cuenta por qué te llaman así!


Templanza: ¿de qué hablas?


Diablo: de nada, no me hagas caso, sigue con tu trabajo. “Inspirando” a los demás, aunque hoy tus compañeros no se dejen de burlar. Y a escondidas te llamen “la bruja profesional”


Templanza: ¿a qué te refieres? No entiendo lo que me dices, ¿de qué departamento eres? ¿por qué andas con tus chismes? Parece que tú no tienes la camiseta bien puesta.


Diablo: sólo quiero hacerte un favor. Abrirte los ojos, darte un empujón, para que disfrutes tu vida y te dejes de matar, por esta empresa ingrata que no sabe apreciar, tus talentos y experiencia y solo te quiera explotar.


Templanza: no me haces ningún favor, no es cierto lo que dices. Te reportaré a tu superior si no cambias tu actitud. Debes amar lo que haces para poder destacar, mostrar una buena cara para jugar a ganar. Yo valoro a esta empresa y en ella quiero crecer, si doy lo mejor de mi, pronto gerente seré.


Diablo: no se moleste, compañera. Siga con su trabajo... aunque su jefe se lleve todos los elogios. ¿Has notado que tu esfuerzo no ha sido recompensado? Pero en cambio tu jefe, está ahora vacacionando. Me parece que a una ingenua, las ideas le están robando. (aquí le avienta los polvos de la ira)


Templanza: eso que me dices es tan... (se comienza a transformar) ¡cierto! ¡que horror! ¡cuánta maldad! Yo aquí matándome y ese maldito allá, de seguro revolcándose con la secre ¡qué caray! ¿Cómo no me di cuenta antes? Pero ahora me la van a pagar. Voy a cambiar los reportes y los voy a engañar, con datos falsos de ventas, para que lo acusen de fraude y lo lleven a la cárcel.


(comienza como loca a romper papeles, a cambiar cifras, etc)


Diablo: ¡qué fácil está esto!
Y es mejor que el candy crush
ahora voy a pasar
al nivel número dos.


¡No rompas esos papeles? Mejor ponlos en el escritorio de tu jefe, guárdalos como si los escondiera.


Templanza: ¡qué inteligente eres! Es como sembrar pruebas falsas. ¿Trabajaste con la polícia o tienes talento innato para hacer maldades?


Diablo: digamos que es un talento heredado. ¡Se oyen pasos! Viene tu compañera, esa que a tus espaldas, habla de ti y se burla de tu eficacia.


(entra Eficacia, Templanza guarda los papeles, pero está nerviosa y enojada)


Eficacia: ¿qué te pasa? Te ves muy acalorada, ¿estás bien?

Templanza: ¡deja tu hipocresía! Seguro estás pensando, que estoy en la menopausia. Pero no estoy sorda ni tonta, no voy a permitir, que te sigas burlando de mi.


Eficacia: ¿por qué me gritas de esa manera? ¿te ofendí sin querer? Recuerda que hay maneras efectivas para comunicar los sentimientos, podemos arreglar esto. Todo es un malentendido.


Templanza: ¡no tengo nada que arreglar contigo!


(se va muy enojada)




Eficacia: ¿y a esta qué mosca le picó? Nunca la había visto tan enojada.


Diablo: yo tampoco!


Eficacia: ¡santo dios! ¡me asustaste!


Diablo: ¡no pronuncies esa palabra!


Eficacia: ¿cuál?

Diablo. Nada, no me hagas caso, perdón por asustarte, creí que me habías visto. No pretendía ocultarme.


Eficacia: creo que no te conozco, ¿recién trabajas aquí? Mucho gusto.


Diablo: el gusto es mío, compañera. ¿Ya estás lista para partir?


Eficacia: solo me faltan unos detalles y tendré todo listo para salir.


Diablo: ¿no has comprado el pasaje?


Eficacia: no del viaje. Detalles del trabajo, soy encargada de producción.


Diablo: pues si eres jefa delega. No hagas todo tú, total ni lo toman en cuenta.


Eficacia: claro que sé delegar, es parte de la productividad. Pero eso no significa que no cumpla con mi responsabilidad.


Diablo: ¿Y para qué ser responsable si los otros no lo son?

Eficacia: ¿De cuáles otros me hablas? Mira, no pretendo juzgar el trabajo de los demás. Solo sé que en mis manos está, siempre ser muy eficaz. Si hay algo que hacer lo resuelvo, ¿acaso tengo que esperar a que me ordenen actuar? La iniciativa es lo mío, si tengo que decidir entre hacer algo o no hacerlo, siempre optaré por lo primero. ¿Te imaginas cómo todo cambiaría si más pensarán como yo?


Diablo: Humilde la muchachita.


Eficacia: soy humilde, pero sé reconocer, las cualidades que tengo.


Diablo: ¿y también los defectos?


Eficiacia: claro, un momento, yo no tengo ningún defecto.


Diablo: y la lujuria y soberbia?


Eficacia: soberbia yo? Bueno, quiza un poco, pero lujuriosa no.


Diablo: no te preocupes, de ese pecado me encargo yo (le echa los polvos de la lujuria)


Eficacia: ¡Por favor! Ni que estuvieras tan bueno como para que yo me ponga.... ¡Wow! Un calorcito recorre mi cuerpo, te veo y ardo


Diablo: en el infierno


Eficacia: en el infierno, yo diría más bien que te voy a llevar al paraíso.


Diablo: ¿no ibas a ir de peregrinaje?


Eficacia. Ya no, mejor te doy un masaje.


Diablo: parale, que soy un diablo casado.


Eficacia: si no estoy buscando marido, solo quiero ese fuego que destilas... oye en verdad quemas y hueles un poco extraño... ¿no te has bañado?


Diablo: ¡no me cambies la conversación! Hablabamos de mi esposa no de mi olor.


Eficacia: tienes razón, regresemos al masaje... (el diablo medio se deja masajear por tal de que no lo descubran. Aquí se puede aprovechar para que la actriz diga algo gracioso del físico del diablo)


Diablo: alto, alto, que me están dando cosquillas. Así no puedo trabajar.


Eficacia: ¿Me vas a hablar de trabajo? Hace unos minutos me dijiste que me olvidara de todo...


Diablo: mira, tú eres encargada, puedes delegar, pero si yo no cumplo con mi trabajo sin contrato me voy a quedar.


Eficacia: ¡qué aburrido eres! Mejor me voy a buscar al encargado de seguridad, tiene unos ojitos seductores que son perfectos para calmar mis ardores.


(Sale)


Diablo: ¡he creado un monstruo! ¡qué felicidad! De aquí voy directo a la gloria... digo, al infierno mayor, de seguro que me gano una bonificación.


(Entra orden)


Orden: ¡Listo, compañeras! Mi trabajo del día está terminado y todos los obreros estamos preparados, ¿ya habrá llegado el camión que nos llevará de peregrinación? (ve al diablo) perdone, pensé que aquí estaba mi jefa. ¿Es usted el chofer del camión?


Diablo: no, sólo soy un mensajero.


Orden: ¡disculpe! Qué confusión. Con permiso, me retiro


Diablo: No se vaya compañero, quedese a charlar un momento.


Orden: Será en otra ocasión, hoy debo cumplir con mi obligación.


Diablo: ¿cuál obligación si acaba de decir que su trabajo terminó?


Orden: Mi obligación moral de ayudar en lo que haga falta.


Diablo: ¡pero se le ve cansada!


Orden: sí, tengo un poco de sueño, pero ya dormiré en otro momento. Y disculpe ¿cuál es el mensaje que va a entregar?


Diablo: Déjame ver, lo tengo por aquí (saca los polvos). Pues traigo este regalito de pereza para ti (le va a lanzar los polvos, pero antes de que esto pase entra templanza y el diablo guarda sus polvos)


Orden: mire, ahí está la jefa. ¿Lista para celebrar?


Templanza: ni celebrar ni trabajar, en esta empresa no colaboro más.


Orden: Pero ¿por qué dices eso? ¿quieres renunciar en vísperas de navidad?


Diablo: ¡no pronuncien esa palabra!


Templanza: ya no aguanto las injusticias laborales.


Orden: ¿Cuáles injusticias? Esta empresa es una de las mejores: tenemos excelentes prestaciones, cursos de productividad y seguridad, tú nos mantienes motivados y ahora te quieres largar?


Templanza: ¡No me hagas enojar! No soporto tus indirectas


Orden: ¿cuáles indirectas? Algo extraño pasa aquí. A ver mírame a los ojos. ¡Dios mío! Esa de ahí no eres tú ¿qué cosa te pasó?


Templanza: que gracias a él desperté (dice señalando al diablo) y no te hagas el que no entiende, sé muy bien lo que dices de mí.


Orden: usted es el culpable de esta situación? Compañera, ¿qué es ese extraño olor?


Templanza: no huelo a nada.


Orden: huele como a azufre, como a quemado


(Entra Eficacia)


Eficacia: ¡quemada estaré si no apagas este fuego que me abrasa! (si hay dos hombres se lo dice al compañero, si hay solo un hombre, se lo dice al diablo)


Orden: un momento, compañera, deténgase por favor. Algo extraño sucede en la empresa y en ustedes dos. Que llegue ayuda del cielo, que algo nos salve, por favor.


Diablo: ¿qué has hecho insensato?


(Entre truenos o algún efecto aparece el ángel)


Ángel: listo estoy para salvar a las almas puras y buenas.


Eficacia: yo solo estoy buena, pero si me quieres salvar entonces un beso me debes dar, que me he enamorado de tu rostro angelical.


Orden: contrólate por favor! No es momento de vacilón.


Angel: no te preocupes, es normal, siempre con mi rostro suelo enamorar. Tengo mil fanáticas que me quieren besar.


(El diablo se comienza a escabullir muy lentamente)


Angel: ¿en que puedo ayudarles? Soy el ángel de esta empresa, estoy aquí para salvarles.


Orden: estas compañeras mías, han cambiado su actitud, eran responsables y eficaces, pero hoy la ira y la lujuria las consumen.

Ángel: (viendo al diablo que está a punto de salir) alto ahí. Seguro que tú tienes muchas cosas que decir.




Diablo: ¡qué ganas de desbaratar todo lo consigo con mi gran maldad! Has ganado muchas veces, pero tu suerte acabó, porque no mi voy de aquí sin lograr esta misión.


Ángel: no vas a lograr, la navidad arruinar.


Orden: ¿pero entonces este tipo, es un diablo de verdad?


Diablo: aprendiz, a mucha honra, pero voy a ser el mejor. Así que prepárate, ángel hablador, porque hoy te voy a dar una lección.



Ángel: pero tu no tienes ni una certificación! ¿crees que me vas a ganar con tu baja calidad?


Diablo: con mi baja calidad? ¡ya quisieras llegarme a los tobillos! Te aseguro que yo sé hacer más cosas que tú. Si la vida mala es la más difícil de todas, pero ahora vas a ver, cómo te voy a poner... (comienza a hacer movimientos como de calentamiento, que se van transformando en movimientos de baile, empieza la música de la peinadita)


Diablo (cantando) “y esta va para todos los ángeles malos que se creen bien buenos”
¿a dónde tan peinado?
Dime dónde has peleado
dime cómo te llamas
y qué sabes hacer
te das muchos aires
y solo son alardes
no sabes hacer nada
no eres profesional.
Te das muchos aires
y solo son alardes
no sabes hacer nada
no eres profesional
A donde tan peinado
seguro ni trabajas
no puedes hacer nada
nomás cuidas tus alas

Angel: Trabajo en......


(y se queda todo lo del tubo)
se repite lo del inicio


Eficacia: ¡Siempre quise bailar así!


Templanza: mucha palabrería y nada de acción. ¡Qué comience la pelea! O la comienzo yo...


Orden: ¡no por favor! Control, que pasa con ese genio y con esos movimientos tan... pecaminosos...


Eficacia: (ignorando a Orden) los dos son un primor, el que gane me tendrá de premio.


Orden: compañera! Ángel, por favor, pon fin a esta situación, haz que vuelva a la normalidad, que regrese su personalidad.


Angel: en cuanto le de su merecido a este bribón, ellas se sentirán mejor.


Orden: Demos comienzo a la función ¡pelearán de dos a tres caídas sin límite de tiempo! En esta esquina el diablo, representante del mal, en esta otra, el ángel de la productividad.


(pelea de lucha o de box lo que quieran y le cambian el grito si es que es de box, expresiones ad libitum de los actores. En un momento parece que va a ganar el diablo, pero el ángel hace un viraje espectacular y vence)


Ángel: es muy fácil vencer a quien no se prepara bien.


Diablo: te aprovechas de tu puesto, solo soy un principiante, por eso me ganaste.


Ángel: le puedo ganar a cualquiera porque estoy capacitado y muy bien preparado. Ahora es tiempo de que vuelva, todo a la normalidad, haz tu magia truculenta y regresa la personalidad de estas dos trabajadoras, que quieren viajar en paz.


Diablo: yo no puedo hacer nada
no puedo revertir
el efecto de los polvos
así tendrán que vivir.


Eficacia: ¿Viviré con este fuego en mi interior?
Necesito que me apaguen
Voy a darme un chapuzón.


(hace cómo que se va a quitar la ropa)


Todos: ¡NO!


Eficacia: hagan algo, por favor,
o voy a robarme a aquel señor (señala a alguien del público)


Angel: llamaré a mi superior, que se comunique con el tuyo, para que nos de la solución.


Diablo: ¿pues no que eras muy chingón? ¿Y por qué tienes que llamar a tu superior, se supone que lo sabe todo.


Angel: no voy a caer en provocaciones, mejor busco soluciones. (Saca su cel y se sale para hablar)


Templanza: ¿Y te que me ves? (a Orden) ni creas que vas a salir bien librado de este, yo soy tu jefa, ¿entiendes? ¡Tu jefa!


Diablo: a propósito de jefe, no sé cómo le voy a contar todo esto a mi jefe, ese sí que es bien manchado.


VOZ EN OFF del jefe DIABLO: ¿Así que bien manchado? Idiota!!! lo sé todo! este celular, nunca se colgó y escuché hasta la última palabra, de tu pésima actuación. Te me vas derechito al infierno.


Diablo: ¡No me corra jefecito, el próximo año lo haré mejor!




Voz en off: no te estoy corriendo, zopenco, te estoy mandando al infierno, para darte una lección. Ya invertí mucho en ti, no te voy a dejar ir, aprovecharé tu experiencia para hacer capacitación y enseñar a los otros diablos que son tan mensos como tú.


Orden: esa sí que es una buena decisión.


Diablo: ¿voy a tener un puesto mejor?


Voz en off: Claro, pero vas a trabajar, 23 horas al día, y no te voy a pagar más.


Orden: eso es un contrato de esclavitud.


Voz en off: Mira mortal no te metas más, celebren su navidad, que para el próximo año no me podrán ganar.


Orden: ¿pero qué vamos a hacer, con Eficacia y Templanza?


Templanza: ¡a mi que no me hagan nada! ¡No les voy a permitir, que se burlen más de mi!


Eficacia: ya no puedo soportar, su palabrería fatal, me voy a divertir, con esos dos que están ahí.


Voz en Off: ¡que se aleje la maldad, de estas almas miserables, que no obran por voluntad!


(las chicas regresan a la normalidad)


Eficacia: (a Orden) muchas gracias, esta empresa volverá a la normalidad.


Voz en off: ¿por qué le agradeces a él, si todo lo hice yo? Ya ven por qué soy tan malo, porque nadie reconoce cuando hago algo bueno. Ven ya.


(cuelga)


Diablo: ya nos veremos en otra ocasión. (Sale)


Angel: Pues dice mi superior, que todo está solucionado


Orden: y así es, gracias Angel de la productividad, ahora celebraremos la navidad.


Eficacia: ¡qué pena por el mal momento que les hice pasar!


Templanza: ¡mil disculpas por hablarles tan mal!


Orden: no se preocupe, jefa, todo está solucionado.


TODOS: ¡Estamos listos para la celebración!


Fin 


Si este texto te gustó puedes hacer tres cosas:
1.- Comparte en tus redes sociales
2.- Deja tus comentarios
3.- Ayudar a que este sitio continúe: dona 10 pesos mexicanos por tres meses (solo 30 pesos hacen la diferencia) ¡así puedo seguir escribiendo teatro para publicarlo gratis en la web!


**Paypal es una plataforma segura, te hará un cargo automático a tu tarjeta durante 3 meses solamente.
¡Gracias por tu apoyo!

Entradas populares