Entre mujeres podemos despedazarnos

Seguimos con el texto teatral de Santiago Moncada, ENTRE MUJERES.
Ésta es la parte 8 puedes encontrar las otras partes de la obra en:

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7






Elena: ¿Y desaprovechar la nostalgia de nuestro primer encuentro?
Hortencia: no, yo quiero saltar por los aires ¡pum!
Carlota: sigues tan ingenua como siempre, ¿de verdad no te das cuenta de que eso es lo que quiere la que organizó este complot?
Elena: ¿te refieres a mí?
Carlota: tú organizaste este primer congreso reestringido entre exalumnas.
Elena: sí, pero no habrás de creer que organicé un terrible complot.
Carlota: lo que creo es que tienes motivos muy concretos para habernos reunido.
Elena: y ustedes para haber venido.
Carlota: probablemente. El pretexto son los recuerdos, pero estoy segura de que todas buscamos algo.
Amelia: ¿y qué buscamos oye? por que no me lo dices, porque yo no tengo ni idea.
Carlota: quizás inconscientemente buscamos saber por qué nos sentimos al borde del fracaso.
Amelia: momentito, puede ser que alguna vez me sienta a disgusto conmigo misma, pero fracasada para nada.
Hortencia: yo ni a disgusto ni fracasada.
Carlota: no creo que nos convenga decir nuestros secretos, podemos hacernos bastante daño.
Elena: pero a veces es necesario.
Amelia: yo no estoy entendiendo nada de lo que estamos hablando, pero me interesa muchísimo. Yo voto por seguir.
Luisa: yo también.
Hortencia: y yo.
Elena: pase lo que pase. Carlota, ganó la mayoría, tienes que continuar.
Carlota: si ustedes están decididas por mí encantada, yo no tengo nada que perder, a mí nunca me ha interesado la falsa moral.
Luisa: eso lo sabemos.
Carlota: adelante.
Amelia: quiere decir que a la que le toca hablar es a mí.
Hortencia: luego a mí.
Carlota: fuiste muy razonable al quererte marchar, aún estás a tiempo.
Hortencia: ¿te da miedo que me quede?
Carlota: entonces me voy a tomar otra copa y me quedo. Todas estamos pendientes de ti, Amelia.
Amelia: Señoría, con su venia. Puede ser que todas estemos al borde del fracaso como ha dicho la ilustre escritora. Las mujeres que como nosotras hemos sido medianamente atractivas...
Luisa: protesto. ¿Cómo que medianamente? muy atractivas.
Elena: fabulosamente atractivas.
Hortencia: excitantemente atractivas.
Amelia: que hemos sido enloquecedoramente atractivas.
Luisa: esa sí es la palabra correcta ¡bravo!
Amelia: silencio en la sala. Cuando dejamos de serlo dejamos de hacer cosas muy importantes también.
Hortencia: quiere decir, hablando en clave, que no es lo mismo ser inteligente con dos tetas duras apuntando al cielo, que ser inteligente con dos tetas caídas apuntando al suelo.
Amelia: ni siquiera el concepto "felicidad" conocemos.
Hortencia: quiere decir que no es lo mismo vivir con problemas, pero bien jodida por un hombre; que vivir sin hombre, pero bien jodida por los problemas. Muchachas ¡qué bien me siento! tenía unas ganas de decir barbaridades.
Amelia: ¡ay Hortencia!
Hortencia: perdón, perdón por la escena.
Elena: sientáte.
Carlota: me voy. Me parece mezquino lo que estamos haciendo y no me gusta nada.
Amelia: ¿pero qué estamos haciendo?
Luisa: la única que quiere irse eres tú y la que está más intrigada también eres tú.
Carlota: qué poco me conoces.
Luisa: nunca me ha interesado conocerte.
Amelia: momentito, momentito, que yo empiezo a sospechar que aquí está ocurriendo algo verdaderamente misterioso que ha dado lugar a esta cena con champagne veintitantos años después, no sé si tú, Elena, o alguna de ustedes está jugando un juego que yo ignoro, pero que me encantaría conocer, porque seguramente la que no va a participar, soy yo.
Elena: Amelia, no se trata de un juego se trata de una investigación.
Carlota: ¿Y qué estamos investigando?
Luisa: La juventud, el amor la vida, nada serio.
Elena: la pregunta para todas es ¿hemos sido felices? Estabas hablando tú Amelia.
Amelia: ¿qué si he sido feliz? pues... ¡qué no se me nota! es que eso de ser feliz todo el tiempo, híjole, cómo cansa. Ahora que tengo que reconocer que he cometido tres errores graves: enamorarme, casarme y seguir enamorada ¡mea culpa!

Raquel Olmedo era Amelia en ENTRE MUJERES


Continua aqui

Si este texto te gustó puedes hacer tres cosas:
1.- Comparte en tus redes sociales
2.- Deja tus comentarios
3.- Deja tu correo para que recibas las nuevas obras publicadas.


Recibe las nuevas obras en tu correo