Guión de teatro

Esta es la tercera parte del guión teatral de la obra ENTRE MUJERES. 
La primera parte la encuentras aquí.
La segunda parte la encuentras aquí.



Amelia: ¿saben qué es lo peor de la máscara? los ojos.
Elena: sin esperanza y sin curiosidad.
Luisa: eso les pasa a las casadas por andar firmando contrato de exclusividad, yo en cambio cuando veo a un hombre grande, precioso y en posición de firmes, me entra una esperanza y una curiosidad que no se la pueden imaginar.
Elena: por lo visto eres una entusiasta de tu condición de mujer.


Luisa: desde luego, dedicación exclusiva, mientras halla hombres, bendito sea, yo encantada, que no se acaben.
Carlota: o sea que no hay señales de jubilación.
Luisa: al contrario a medida que me hago mayor consigo hombres más jóvenes, más ingenuos y con mucho más dinero. 
Elena: es que a nuestra edad ganamos una experiencia más firme a cambio de un cutis menos terso.
Amelia: unas cuantas arrugas más a cambio de unas cuantas ilusiones menos.
Luisa: siempre lloriqueando sobre la vida, ustedes no tienen celulitis en las nalgas, las tienen en el cerebro. Odio las palabras terminadas en "ez", madurez, vejez...
Elena: frigidez
Amelia: candidez
Carlota: los chinos dicen
Luisa: no me hables de los chinos que en París una vez me tiré a uno.
Hortencia: ¿lo tiraste? ¿pues qué te hizo?
Luisa: tirar, verbo regular de la primera conjugación, transitivo, copulativo, equivalente a ...
Amelia: antes se decía hacer el amor.
Carlota: que tuvo una aventura con un chino para que la entiendan.
Hortencia: ¿con un chino?
Amelia: ¡a chingados! ¿y por qué no? los hay que ni siquiera son comunistas.
Luisa: son chiquitos, pero funcionan muy bien, cuando están en aquellito, jijijiji, parece que se están riendo. Cierran sus ojitos y del amarillo pasan al morado nacarado y después se vuelven a poner amarillitos.
Amelia: ¡qué maravilla! sexo a technicolor
Elena: Carlota ¿qué dicen los chinos?
Carlota: que la mujer estúpida nunca se considera vieja.
Luisa: si eso va por mí, soy estúpida.
Carlota: la que no es feliz, envejece prematuramente y sólo la que es sabia comienza a ser vieja en el momento adecuado. 
Hortencia: ¿y cuál es el momento adecuado?
Luisa: eso yo te lo digo, cuando pasas enfrente de un montón de albañiles y ninguno te dice "adiós mamacita, qué buena estás", es que se te está cayendo la anatomía a pedazos.
Hortencia: a lo mejor te topaste con un albañil muy educado.
Luisa: el hombre más educado que yo he conocido me lo encontré en un hotel, en el elevador.
Elena: te dejó entrar primero.
Luisa: no, subimos él y yo, solitos, yo iba al piso 14 y él unos pisos más abajo. En el 3 me dijo "señorita, que busto más excitante tiene", en el 5 me metió mano y en el 8 me dijo "señorita haría locuras con esa cosita, permítamela por favor"
Amelia: cosita, qué fino.
Elena: y pedírtela por favor, qué detalle.
Hortencia: ¿y qué hiciste?
Luisa: ¿qué iba a hacer? sí medía casi dos metros, rubio, ojos de color, rolex de oro en la muñeca, ¡ay me dio una pena tremenda!
Hortencia: ¿de que te hablara así?
Luisa: no, pena de mí si desaprovechaba la ocasión, es que estaba bastante bien, aunque al final mira así (abre los dedos indicando un tamaño pequeñito)
Hortencia: ¡ay no!
Luisa: sí, de veras estaba así.
Hortencia: ¿pero con un desconocido?
Luisa: mi vida un hombre que sólo con verte te mete mano no es un desconocido, es alguien a quien le tenemos que agradecer tal muestra de admiración.
Hortencia: no te creo, es imposible que te hayas ido con él a la habitación a un minuto de conocerlo.
Luisa: ¡claro que no! nunca salimos del elevador.
Elena: ¿alguien quiere más champagne?
Carlota: todas, bueno, menos Hortencia.
Hortencia: no, yo también lo necesito. A pesar de todas las barbaridades que estoy oyendo soy feliz, me encanta estar con ustedes después de tantos años.
Amelia: ¡y dale con los años! pinche vieja.
Hortencia: ¿de verdad les importa tanto envejecer?
Elena: ay no, pero si nos encanta envejecer, poco a poco ¿verdad?
Luisa: si vieras cómo disfrutamos.
Hortencia: deberíamos vernos más a menudo.
Luisa: mejor vamos a ver cómo termina nuestro primer encuentro.

Continua aquí

Si este texto te gustó puedes hacer tres cosas:
1.- Comparte en tus redes sociales
2.- Deja tus comentarios
3.- Deja tu correo para que recibas las nuevas obras publicadas.

Recibe las nuevas obras en tu correo