Just another free Blogger theme

visita

Blogger templates

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.

Los mejores libros

Social Icons

Blog Archive

Followers

Blog Archive

Featured Posts

En las historias, sitio personal del escritor Alberto Chimal, leí este cuento Una mesa es una mesa de Peter Bichsel, escritor suizo. Vale la pena que lo leas, espero lo disfrutes. 
Navegando por la red me encontré este texto de el Premio Nobel Darío Fo. Es uno de sus Misterios Bufos y si te gusta el teatro es lectura imprescindible para ti.
Se puede presentar como trabajo escolar porque sólo necesita dos personajes (aunque Darío Fo representa él mismo varios personajes, pero no todos somos genios así que podemos representarlo con dos actores) y no hay escenografía ni vestuario, además de que es una obra muy corta.

Aquí tienes el texto:


MORALIDAD DEL CIEGO
Y DEL TULLIDO
Ciego Ayudadme, buena gente... haced caridad a este pobre
desgraciado, ciego de los dos ojos, y por suerte no puedo mirarme,
que me daría tanta pena que me extraviaría.
Tullido Oh gentes de buen corazón, apiadaos de mí, que estoy
tan baldado que al mirarme siento tanto espanto que quisiera
salir por piernas, si no estuviera tan lisiado que no me
muevo sin carrito.
Ciego Ay que no puedo andar sin estampar la cabeza en todas
las columnas y en las esquinas... que alguien me ayude.
Tullido Ay que no consigo salir de este camino, se me han
roto las ruedas del carrito y acabaré muerto de hambre en este
lugar como no me ayude alguien.
Ciego Tenía un perrazo tan bueno que me acompañaba... se
escapó tras una perra en celo... por lo menos creo que era
hembra esa perra, que no veo y no estoy seguro... también pudo
ser un perro cochino vicioso, o un gato melindroso que le
enamoró, a mi perro.
Tullido Socorro, socorro... ¿nadie tiene cuatro ruedas nuevas
que prestarme para mi carrito? ¡Señor Dios, concédeme la
gracia de esas cuatro ruedas!
Ciego ¿Quién se lamenta pidiendo ruedas a Dios?
Tullido Yo soy, el renco tullido con las ruedas rotas.
Ciego Acércate a mí, al otro lado del camino, que veré de
ayudarte... No, no veré nada... si no es por un milagro... Bah,
veremos, ¡ven!
Tullido No puedo ir hasta ahí... Dios maldiga a todas las ruedas
del mundo y las vuelva cuadradas para que no puedan andar
por ahí rodando.
Ciego Oh, si pudiese llegar derecho hasta ti... ten por seguro
que te cargaría a hombros todo entero, menos las ruedas y
el carrito. Nos volveríamos una sola criatura, de dos que somos...
y ambos ganaríamos satisfacción. Yo me movería con tus
ojos y tú con mis piernas.
Tullido ¡Oh, qué idea! Menudo cerebro debes de tener, lleno
de ruedas y ruedecitas. ¡Oh, Dios nuestro señor me ha concedido
la gracia de prestarme las ruedas de tu cerebro para
que pueda volver a ir pidiendo limosna!
Ciego Sigue hablando, que me oriento... ¿voy bien por aquí?
Tullido Sí, ven tranquilo que estás en el buen camino.
Ciego Para no tropezar será mejor que me ponga a gatas.
Oye, ¿voy derecho?
Tullido Tuerce un poco a la izquierda... ¡no tanto! Eso es
una virada... suelta el ancla y retrocede... bien... fuera remos,
arriba velas... endereza, endereza... bien, avanza seguro ahora.
Ciego ¿Me tomas por un galeón? Dame la mano cuando esté
cerca.
Tullido ¡Te doy las dos! Ven, ven, niño guapo de tu mamá,
que ya casi estás... ¡No! hostia... no te vayas a la deriva... endereza
a la derecha... Oh, mi barcaza de salvamento...
Ciego ¿Te tengo? ¿Eres tú, de verdad eres tú?
Tullido ¡Soy yo, cegato de mi alma... deja que te abrace!
Ciego ¡No quepo en mí de gozo, lisiado de mis amores! Ven
que te lleve... súbete a mi espalda...
Tullido Sí que me subo... date la vuelta... y bájate... ¡Aúpa!
¡Ya estoy!
Ciego No me claves las rodillas en los ríñones... que me partes.
Tullido Perdona... es la primera vez que monto a caballo, no
tengo costumbre.
Eh tú, ten cuidado, no vayas a tirarme al suelo, por lo que
más quieras.
Ciego Ten por seguro que te cuidaré, compañero, como si
fueras un saco de remolachas. Pero tú guíame derecho... no
vayas a mandarme a pisar boñigas de vaca.
Tullido Prestaré atención, tranquilo. Por cierto, ¿no tendrás
un hierro para que te lo ponga de bocado, y un par de correas
para sujetarte el cuello? Me resultaría más fácil llevarte.
Ciego Vaya, ¿me tomas por un borrico? ¡Ay de mí, cómo pesas!
¿Cómo es que pesas tanto?
Tullido Tú camina... no gastes fuelle... ¡arre! Trota, cegato
mío, y pon atención, que cuando te tire de la oreja izquierda,
tienes que girar a la izquierda... y cuando tire...
Ciego ¡Ya te he entendido! No soy un borrico. ¡Oh! ¡No hay
quien pueda, pesas demasiado!
Tullido ¿Pesar yo?... Pero si soy una pluma... ¡una mariposa!
Ciego Una mariposa de plomo, que si te caes al suelo abres
un hoyo como para encontrar agua de manantial... ¡sangre de
Dios! ¿Te has comido un yunque de hierro para almorzar?
Tullido Estás loco, llevo dos días sin comer.
Ciego Pues también llevarás dos meses sin cagar.
Tullido Muy gracioso... Dios es testigo... sólo llevo seis días
sin hacer de vientre.
Ciego ¿Seis días? Dos comidas mínimo al día suman doce
cubiertos. San Jerónimo, protector de los cargadores, estoy llevando
un almacén de víveres para todo un año de carestía. ¡Lo
lamento, pero te voy a descargar aquí mismo y tú hazme el santo
favor de ir a descargar el almacenaje ilegal!
Tullido Para, para, ¿no oyes qué alboroto?
Ciego Sí, parece gente que grita y maldice. ¿Contra quién
gritan?
Tullido Vete un poco atrás para que pueda mirar... apóyate
aquí... Bien, ya lo veo... la han tomado con él... pobre Cristo.
Ciego ¿Pobre Cristo, quién?
Tullido Pues él, Cristo en persona... Jesús, hijo de Dios!
Ciego ¿Hijo de Dios? ¿Cuál?
Tullido ¿Cómo que cuál? ¡Su único hijo, ignorante! Un hijo
santísimo... dicen que hace cosas admirables, maravillosas: cura
enfermedades, las peores y más tremendas que hay en el
mundo, a quien las soporta con ánimo alegre. Así que mejor
nos largamos de este pueblo.
Ciego ¿Largarnos? ¿Y por qué razón?
Tullido Porque no puedo aceptar esta condición con alegría.
Dicen que si ese hijo de Dios pasara por aquí, me haría el
milagro de inmediato... y a ti también, de la misma manera...
Piénsalo, como de verdad nos ocurra a los dos la desgracia de
que nos libere de nuestras desgracias... De pronto nos veríamos
obligados a buscar un oficio para poder tirar.
Ciego Pues yo digo que vayamos a ver a ese santo, para que
nos saque de esta desgracia maldita.
Tullido ¿Lo dices de veras? Tendrás tu milagro, bien, y te
morirás de hambre... porque todos te gritarán: «¡Tú, a trabajar!
».
Ciego Ay, me entran sudores fríos sólo de pensarlo...
Tullido «Ve a trabajar, vagabundo», te dirán, «brazos robados
a las galeras...». Y perderemos el gran privilegio que tenemos
igual que los señores, que los amos, de recibir la gabela:
ellos con los trucos de la ley, nosotros con la compasión. ¡Y todos
a engañar bobos!
Ciego Vamos, huyamos de ese encuentro con el santo, antes
prefiero morir. Uy madre mía... vamos... vamos volando al galope...
¡agárrate a mis orejas para que puedas guiarme lo más
lejos posible de esta ciudad! Nos iremos incluso de la Lombardía...
Iremos a Francia o a un sitio donde jamás pueda llegar
ese Jesús, hijo de Dios... ¡Iremos a Roma!
Tullido Quieto, quieto, loco atolondrado, que te vas a caer...
Ciego ¡Oh, te lo ruego, sálvame!
Tullido Cálmate... que nos salvaremos los dos en compañía...
todavía no hay peligro, pues la procesión que acompaña
al santo aún no se ha movido.
Ciego ¿Qué hacen?
Tullido Le han atado a una columna... y están detrás, azotándole.
¡Uy, cómo le pegan esos energúmenos!
Ciego Pobre hijo... ¿por qué le pegan? ¿Qué les ha hecho a
ellos... a esos energúmenos?
Tullido Ha venido a decirles que sean amorosos, igual que
hermanos. Pero cuídate de tenerle compasión, que el mayor
peligro es que nos haga milagro.
Ciego No, no le tengo compasión... para mí no es nadie, ese
Cristo... yo nunca le he conocido... Pero dime qué le hacen
ahora.
Tullido Le escupen... cerdos asquerosos, le escupen a la cara...
Ciego ¿Y él qué hace... qué dice, ese pobre santo hijo de Dios?
Tullido No dice, no habla, no se rebela... ni siquiera los mira
enfadado, a esos energúmenos...
Ciego ¿Y cómo los mira?
Tullido Los mira con melancolía.
Ciego Querido hijo... no me cuentes nada de lo que va ocurriendo,
que se me cierra el estómago... y siento frío en el corazón,
y tengo miedo de que sea algo parecido a la compasión.
Tullido Yo también siento que el aliento se me detiene en la
garganta y escalofríos en los brazos... Vamos, vámonos de aquí.
Ciego Sí, vamos a encerrarnos en uno de esos lugares donde
se puede evitar conocer estos hechos dolorosos. Conozco
una taberna...
Tullido ¡Escucha!
Ciego ¿Qué?
Tullido Ese alboroto... aquí cerca.
Ciego ¿No será el santo que llega?
Tullido Oh, Dios nos haga gracia, no me asustes que estamos
perdidos... allí junto a la columna no queda nadie...
Ciego ¿Ni siquiera Jesús, hijo de Dios? ¿Dónde se han metido?
Tullido Ahí están... llegan todos en procesión... ¡estamos
perdidos!
Ciego ¿Viene también el santo?
Tullido Sí, está en el medio... ¡cargado con una cruz enorme,
el pobre!
Ciego No te pierdas en compasión... mejor date prisa en
guiarme a algún sitio donde podamos ocultarnos de sus ojos...
Tullido Sí, vamos... tuerce a la derecha... corre, corre, antes
de que pueda mirarnos, ese santo milagrero...
Ciego Oh, me he torcido el tobillo... no puedo moverme.
Tullido Que te venga un cáncer... ¿justo ahora?... ¿no podías
mirar dónde ponías los pies?
Ciego Pues claro que no podía mirar... ¡soy ciego y no puedo
verme los pies!
¿Cómo que no puedo? Sí que puedo... ¡me los veo! Me veo
los pies... ¡oh, qué pies tan bonitos tengo! Santos y guapos...
con todos sus dedos... ¿cuántos dedos? Cinco en cada pie... y con las uñas gordotas y pequeñitas colocadas en fila... Oh, os
quiero besar a todas, una a una.
Tullido Estás loco... despacio, que me vuelcas. Ay... me has
matado... desgraciado... si pudiera darte de patadas... ¡toma!
(Le da una patada.)
Ciego Qué maravilla... también veo el cielo... y los árboles...
¡y las mujeres! (Como si las viera pasar.) ¡Qué guapas son las mujeres!...
¡No todas!
Tullido ¿Pero de verdad he sido yo quien te ha dado la patada?
Déjame probar otra vez: sí... sí... ¡Qué día tan aciago... estoy
acabado!
Ciego ¡Bendito sea ese santo que me ha curado! Veo lo que
no he visto en mi vida... he sido un pobre imbécil por querer
rehuirle, pues no hay en el mundo cosa más dulce y alegre que
la luz.
Tullido Que el diablo se lo lleve y con él, a todos los agradecidos...
¿Tenía yo que ser tan miserable y desventurado como
para que me mirara ese hombre lleno de amor? ¡Estoy desesperado!
Me tocará morir con las tripas vacías... ¡me comería
estas piernas sanadas así, crudas, de pura rabia!
Ciego El loco era yo, ahora lo veo claro, por querer escapar
del buen camino para quedarme en el oscuro... ¡sin saber que
poder ver era un premio tan grande! Oh, qué bonitos los colores
coloreados... los ojos de las mujeres... los labios y todo lo
demás... qué bonitas las hormigas y las moscas... y el sol... ¡no
puedo esperar a que llegue la noche para ver las estrellas e ir
a la taberna a descubrir el color del vino! \Deo gratias, hijo de
Dios!
Tullido Ay de mí... tendré que servir a un amo y sudar sangre
para poder comer... Oh desventura desventurada y puerca...
Tendré que ir en busca de otro santo que me conceda la
gracia de lisiarme otra vez los jarretes...
Ciego Hijo de Dios maravilloso... ¡no hay palabras ni en vulgar
ni en latín que puedan decir que tu piedad es como un río
crecido! ¡Aplastado bajo una cruz, aún te queda tanto amor como
para pensar en las desgracias de desgraciados como nosotros.

                                 FIN


Hoy te voy a contar de una novela viejita, publicada en 1981, se llama EL PARQUE GORKI de Martin Cruz Smith.

Esta historia sucede durante la época de la GUERRA FRÍA, ese período en donde el mundo temblaba ante la posibilidad de una guerra entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética. Época dorada de los espías y el enfrentamiento oculto entre la KGB y la CIA

La trama de EL PARQUE GORKI es la siguiente: tres cadáveres, sin rostro y sin huellas dactilares, son encontrados en EL PARQUE GORKI, el investigador de homicidios Arkady Renko se da cuenta que este caso debería pertenecer a la KGB, porque se descubre que uno de los cadáveres es norteamericano. La KGB no se hace cargo del asunto pero no deja trabajar a Arkady en libertad para resolver el caso. Aparece un detective estadounidense en Rusia y casi mata a golpes a Renko, quien descubre el alto nivel de corrupción que tiene tanto la sociedad norteamericana como la rusa, y más que resolver un caso, Renko tiene que pelear por salvar su vida. 

Si te gustan las novelas de detectives, espías, complots y muertes entonces lee EL PARQUE GORKI, novela que sigue conservando su encanto y no te decepcionará.

Hace unos días recibí un lote de libros usados, regalo de mi abuela, que me hizo recordar autores y novelas olvidadas hace mucho tiempo. La mayoría de estos títulos fueron betseller en su tiempo. A ver si reconocen alguno:
EL MILAGRO de Irving Wallace, cuenta la historia de un terrorista que piensa destruir la gruta en donde se le apareció la virgen a Bernardette. Varios personajes, creyentes casi todos, van a la gruta buscando un milagro. Se pone en duda la reputación de Bernardette y la honestidad de la Iglesia Católica, pero no pasa de ser un Betseller, así que se puede leer sin cuidado en aproximadamente 4 ó 5 horas, es una historia entretenida y fácil de olvidar.
LOS SIETE MINUTOS también de I. Wallace, este autor fue muy reconocido en su tiempo y sus novelas tuvieron bastante éxito. En Los siete minutos se habla del juicio a un libro indecente, pornográfico e incitador de las bajas pasiones llamado precisamente LOS SIETE MINUTOS. El escandaloso libro tiene la peculiaridad de contar lo que pasa por la mente de una mujer durante los siete minutos que tarda en llegar al orgasmo, la sociedad estadounidense de los ochenta (es más o menos la época en que recuerdo se desarrolla la novela) se asusta del tratamiento que se le da al placer y quieren prohibir la publicación del libro. Otra historia entretenida y creo que fue crítica en su tiempo, ahora parece bastante ingenua. 
EL ÁRABE recuerdo algo entre desiertos y tiendas lujosas, creo que es una novela de esas románticas de amores difíciles, pero la leí hace como 23 años y no recuerdo más.
EL HIJO DEL ÁRABE continuación de la anterior y tampoco recuerdo mucho. ¿Valdrá la pena releerlas?
EL SECRETO MÁS GRANDE DEL MUNDO de Og Mandino. Este libro de superación personal fue bastante exitoso, sigue el método de EL VENDEDOR MÁS GRANDE DEL MUNDO. Aquí están los pergaminos que te convertirán en un exitoso ser humano. 
CHOCOLATE PARA UN CORAZÓN QUE AMA es una recopilación de historias cortas que hablan sobre el amor, todas las historias son contadas por mujeres y para mujeres. Un libro bastante rosa.
EL MISTERIO DEL SOMBRERO DE COPA recuerdo que sucede un asesinato en el teatro y nada más. Lo releeré en alguna tarde lluviosa o fría, apoltronada en el sillón y tomándome un café.
QUO VADIS este lo estoy leyendo pero múltiples ocupaciones me han impedido acabarlo.




Siguiendo con las obras cortas de Santiago Serrano tenemos el texto Manos Limpias una obra corta que se compone de tres monólogos y comienza con el final de la historia.

La obra comienza con el monólogo de un hombre cincuentón que se encuentra en un hotel de un país tropical, intuimos que hay alguien más en el baño pero nunca vemos a la niña que ahí se encuentra, el señor acaba de tener relaciones con la chica y la mamá de la niña sirvió de alcahueta para el encuentro pagado.

En la segunda escena está el monólogo de la mamá de la niña, una señora de pocos recursos económicos que se ve motivada a buscarle un futuro  mejor a su pequeña aunque eso signifique iniciarla en el mundo de la prostitución.

En la tercera parte vemos a la maestra de la niña que le inculca hábitos de limpieza y, por medio de prohibiciones, la hace consciente del poder del sexo. 

Cada monólogo dura unos cuatro o cinco minutos. No se requiere de escenografía especial ni de gran vestuario. 
Estamos a mitad de septiembre pero las tiendas del centro ya se llenaron de objetos navideños y las grandes empresas preparan sus campañas para incitarnos a adquirir y regalar sus artículos en las fiestas. Así que preparemos nuestra lista de libros para regalar para que las fiestas no nos sorprendan comprando cualquier objeto que terminará arrumbado en el fondo del armario.

Regalar un libro es asunto complicado, dirá mucho de lo que nosotros sabemos o creemos sobre la persona a quien se lo obsequiamos, y corremos el riesgo de herir susceptibilidades si elegimos mal el título a dar.

Aquí van dos sugerencias de libros:

1.- Lolita novela de Vladimir Nabokov, trata sobre el amor (o deseo) que despierta la sensual adolescente Lolita en un cuarentón. Libro recomendado para personas de amplio criterio.




2.- Todos los cuentos de Gabriel García Márquez.Este escritor colombiano se define como un contador de historias y tiene razón. Más allá de la riqueza del lenguaje y de las descripciones que genera nos seduce con sus historias mágicas, fantásticas, humanas, sensibles.



Treinta y siete historias para sumergirte en el realismo mágico de García Márquez.

 Recuerda que http://tecuentounlibro.blogspot.com/ tiene más recomendaciones de libros que puedes regalar.


Me encontré con la página de el autor Santiago Serrano un autor argentino que tiene varias obras de teatro cortas, entre ellas esta obra de teatro corta para dos mujeres, un texto muy actual que habla sobre la situación económica y la falta de oportunidades que se vive en América Latina.

La acción transcurre en una fábrica, una empleada mayor le enseña a la chica nueva a realizar el trabajo de doblar tela, la joven sueña con un futuro mejor y la empleada mayor poco a poco le va demostrando que en este mundo la mayoría de los sueños se convierten en pesadillas. En el texto aparece una tercera mujer, personaje que no habla y que, dado el caso, se puede llegar a omitir aunque tiene una pequeña participación de gritos al final del texto. 

Chimeneas sin humo es una obra de aproximadamente 15 minutos de duración y no requiere de escenografía costosa ni de vestuario llamativo.

     De entre todas las páginas con libros digitales gratis, mi preferida es libros gratis, pues los enlaces son directos y puedes leer sin necesidad de descargar el libro a tu computadora.

    Su selección de obras y autores es muy amplia, puedes encontrar desde autores clásicos hasta contemporáneos autores de betseller.

    Si quieres leer a un autor clásico que todavía causa polémica,  te recomiendo las obras de El marqués de Sade, aunque no a todos les gusta este tipo de literatura mórbida, violenta y erótica (por no decir pornográfica). Yo cometí el error de leer sus obras completas en una semana porque me prestaron los libros en la biblioteca y ése era el plazo que tenía para entregarlos, la lectura me provocó una sucesión de imágenes enfermizas y todo el mundo se convirtió en una procesión de aberraciones sexuales que me tentaban y me provocaban repulsión al mismo tiempo. 

  Los libros gratis de El marqués de Sade que puedes encontrar en la citada página son:

Las ciento veinte jornadas de Sodoma

Cuentos y Fábulas

Diálogo mendigo sacerdote

Eugenia de Franval

Filosofía en el tocador

Juliette

La marquesa de Gange

Prepárate para pasar un momento degenerado, libre de culpa, sádico, hedonista y egoísta en donde el placer no se detiene ante ninguna consideración moral.




    



Francisco Rojas González (1904-1951) es autor de este libro de cuentos que reflejan la situación de los indígenas de distintas regiones del país. 

En estas fiestas patrias (en las cuales no hay mucho que festejar pues nuestro país está sumido en la impunidad, injusticia y abandono de las autoridades que, se supone, deben proteger y velar por el bien del pueblo que los puso en el poder); aprovechemos los días de asueto para leer  a nuestros escritores que plasman la realidad de un pueblo con deseos, sueños e ilusiones de tener una vida digna.

En EL DIOSERO encontramos los siguientes cuentos de corte indigenista.

LA TONA: La tona es el animal que cuida a un niño recién nacido, el niño lleva el nombre del primer animal que lo visite. Para saber cuál es dicho animal el padre del bebé esparce ceniza alrededor de su casa para observar las huella que deja el primer animal que atraviesa ese círculo. Cuando Crisanta da a luz a su primer hijo varón con ayuda del médico (pues la partera que siempre ayudaba a las mujeres no puede hacer nada para ayudar a Crisanta porque su hijo viene de nalgas). El doctor llega en su bicicleta y logra salvar a la madre y al niño. Simón, esposo de Crisanta, le pide al doctor que sea el padrino de la criatura, el médico acepta y el día del bautizo se entera de que su ahijado se llamará Damián Becicleta porque las huellas encontradas le indicaron que ese fue el primer animal en atravesar las cenizas. 

LOS NOVIOS: cuento que nos narra el ritual de boda tzeltal.

LAS VACAS DE QUIVIQUINTA: un pueblo que se muere de hambre por las malas condiciones del campo y por la sequía. Seres humanos que deben dejar a su familia para buscar un trabajo cualquiera y poder llevar algunos tristes pesos que resuelvan por lo menos la necesidad básica de alimento. Y una madre que se sacrifica por su hija.

HICULI HUALULA, LA PARÁBOLA DEL JOVEN TUERTO, LA VENGANZA DE CARLOS MANGO, NUESTRA SEÑORA DE NEQUETEJÉ, LA CABRA EN DOS PATAS,  EL  DIOSERO, LOS DIEZ RESPONSOS, LA PLAZA DE XOXOCOTLA y LA TRISTE HISTORIA DEL PASCOLA CENOBIO, son los otros cuentos que integran el libro.

Disfruta la lectura y hagamos de este México un lugar en el que se pueda vivir.

     Cuando estaba en la preparatoria, mis compañeros de taller (obviamente taller de teatro) estaban fascinados con el teatro musical. Debo reconocer que a mí me gustaba Vaselina, pero como también me gustaba un muchacho que era de los más entusiastas en el teatro musical pues me dediqué a escuchar todas las canciones de los musicales que en ese tiempo se podían conseguir.

         Nunca hice teatro de este tipo, no soy buena bailarina ni cantante, pero recuerdo con alegría las tardes que pasé ensayando y escuchando todas esas canciones. La mayoría de Andrew Lloyd Weber, autor de obras como EL FANTASMA DE LA OPERA, CATS, EVITA, JOSÉ Y SU CAPA MULTICOLOR, JESUCRISTO SUPERESTRELLA.

         Si eres muy joven quizá no te tocó nada de teatro musical, aquí en Guadalajara hace mucho tiempo no se presenta una buena producción y dudo que podamos ver algo como El fantasma de la ópera (¿se imaginan el fantasma volando sobre los espectadores?), no hay actores, ni recursos, ni teatro. Pero siempre quedan los videos para poder disfrutar de este género tan especial.

       Esta canción es de las preferidas de mis hijos:




y acá un enlace para que disfrutes de las mejores canciones de Andrew.

Uno de los grandes cuentistas latinoamericanos es, sin duda, Horacio Quiroga. escritor prolífico y con una vida intensa, trágica y atormentada como sus historias.
Quiroga vivió la vida bohemia de 1900 en Montevideo y en 1904 se refugió en la selva, lugar que le proveería de innumerables temas, ambientes y situaciones de sus cuentos.
Entre los cuentos que componen este libro se encuentran:

EL ALMOHADÓN DE PLUMAS: historia de Alicia, joven recién casada que de repente enferma y un día ya no se puede levantar más, inexplicablemente la vida se le escapa de las manos y no pueden salvarla. Cuando muere, su esposo descubre que un parásito alojado en la almohada de plumas le arrebató la vida a su amada chupándole la sangre.
LA GALLINA DEGOLLADA: Un matrimonio da a luz a cuatro hijos idiotas. La pareja se culpa mutuamente de la desgracia pero cuando nace la quinta hija, una niña sana, se vuelcan en amor por su hija normal y se olvidan de los cuatro engendros que tuvieron antes. Los niños idiotas observan cómo se degüella una gallina y cuando ven a su hermanita de cuatro años jugando, la atrapan y le hacen lo mismo que a la gallina.

Estas y otras historias más encontrarás en CUENTOS DE AMOR, DE LOCURA Y DE MUERTE


          Hurgando entre mis libros encontré EL BEBÉ DE ROSEMARY de Ira Levin, escrito en 1967 y llevado al cine varias veces (bueno, por lo menos dos). Es un libro con una interesante historia de horror, fácil de leer y de sólo 271 páginas (en la edición de Origen/Planeta, que es la que tengo), por lo que es una buena historia para los que están comenzando a leer y quieren algo entretenido y no tan largo.

        Rosemary y Guy son una joven pareja que está buscando casa, a Rosemary le encantaría vivir en la casa Bramford, una mansión victoriana, pero no hay pisos disponibles así que quedan en una lista de espera. La historia comienza cuando la pareja recibe una llamada en donde les anuncian que quedó libre un departamento del edificio. Rosemary y Guy logran quedarse con la casa  y se enteran, por Hutch un amigo de Rosemary, de la historia terrible que rodea la mansión: muerte, asesinatos, canibalismo, brujería y cultos satánicos han ocurrido entre sus paredes. Pero la pareja no es supersticiosa y se muda con alegría y esperanza a la hermosa casa.

     Los vecinos son gente mayor, amable y educada que se empiezan a interesar por la joven pareja. Rosemary  queda embarazada en una extraña noche pues está semiinconsciente cuando su marido tiene relaciones con ella. 

     Rosemary se da cuenta que hay algo raro en su embarazo, también sospecha de sus vecinos y hasta de su esposo, trata de salvarse y de proteger a su bebé, aun sabiendo que es el hijo del diablo.




        Encontré esta divertida obra de teatro infantil para que los niños disfruten viendo y haciendo teatro. Se llama VIVA EL TEATRO (aquí encuentras el texto, es la obra num 290, casi al final de la página a la que te dirige el enlace) del autor José Luis Alonso de Santos. Se requieren diez actores: cinco hombres y cinco mujeres.

     La obra trata sobre un ensayo de una obra de teatro, así que nos topamos con explicaciones sobre cómo actuar, signos de comunicación del teatro y proceso de elaboración de una puesta en escena. Los niños ensayan una obra de piratas que secuestran a una princesa. El capitán de lo piratas (un pirata muy feo) está enamorado de la princesa, ella logra escapara gracias a un héroe del cual queda enamorada.

   Es un texto apropiado para la clase de teatro, tenemos una directora y situaciones comunes de los niños de hoy, por ejemplo están los que se enamoran, los tímidos y no falta ni el fan de Harry Potter.

   Aunque está pensada para que la actúen niños también se puede actuar por adolescentes o adultos.